Envios a todo CABA: gratis a partir de $5000 - Comprá antes de las 14hs y te llega en el día! 3 CUOTAS SIN INTERES CON SANTANDER

A diferencia de la mayoría bourbons, el Maker’s Mark es envejecido por un perído indeterminado: es embotellado y comercializado cuando expertos catadores deciden que está listo. Es una de las pocas destilerías que durante el proceso de envejecimiento rotan los barriles de la parte superior a los niveles más bajos de los almacenes de envejecimiento para aprovechar las diferencias de temperatura durante el proceso.

Es un whisky con estirpe, sólo para devotos del bourbon, excelentemente estructurado y combinación de sabores, suave y aterciopelado. Siempre demuestra equilibrio con el roble. 

Nariz: Encontramos trigo, nuez, plátanos, con agradables notas de frutas exóticas y miel. El roble nos ofrece elegancia y finura.

Boca: Nos ofrece tonos tostados, a melaza. Se demuestra exuberante, profundo y agradablemente malteado. Se percibe la imprenta de la  nuez lo que le da una nota cremosa y a caramelo.

Final: Limpio y seco, cuanto más viejo más seco se vuelve. El caramelo se hace presente sobre las notas que nos aporta el roble, recordándonos un leve tono agridulce.

Makers Mark

$5.600
Makers Mark $5.600
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Estación de Bebidas - Barracas Av. Martín García 695 - Atención de Lun a Dom de 10 a 19hs.

    Gratis

A diferencia de la mayoría bourbons, el Maker’s Mark es envejecido por un perído indeterminado: es embotellado y comercializado cuando expertos catadores deciden que está listo. Es una de las pocas destilerías que durante el proceso de envejecimiento rotan los barriles de la parte superior a los niveles más bajos de los almacenes de envejecimiento para aprovechar las diferencias de temperatura durante el proceso.

Es un whisky con estirpe, sólo para devotos del bourbon, excelentemente estructurado y combinación de sabores, suave y aterciopelado. Siempre demuestra equilibrio con el roble. 

Nariz: Encontramos trigo, nuez, plátanos, con agradables notas de frutas exóticas y miel. El roble nos ofrece elegancia y finura.

Boca: Nos ofrece tonos tostados, a melaza. Se demuestra exuberante, profundo y agradablemente malteado. Se percibe la imprenta de la  nuez lo que le da una nota cremosa y a caramelo.

Final: Limpio y seco, cuanto más viejo más seco se vuelve. El caramelo se hace presente sobre las notas que nos aporta el roble, recordándonos un leve tono agridulce.